martes, 3 de mayo de 2016

La audacia de los zorros

Tras casi cinco años sin escribir absolutamente nada en este mi querido blog, hoy quiero dejar constancia aquí del acontecimiento vivido, cuya importancia creo que merece y es un orgullo incluirlo en este humilde blog de fútbol.
Dos de mayo de dos mil dieciséis, historia viva del fútbol, del fútbol inglés, de un fútbol apasionado. La audacia de un club de provincias, de una ciudad, donde tienen cabida multitud de etnias, sin personalidad propia, y contra todo pronóstico, ha sabido llevarse el gato al agua, ha conseguido a falta de dos jornadas, alzar el tan deseado título de la Premier League por primera vez en su historia. Leicester... Foxes... Jamás habían ganado nada. 
Nos situamos. Balón al suelo. Temporada actual 2015/16, segundo año consecutivo en Premier, había solucionado la permanencia el pasado año en el último suspiro, y en esta temporada, ¡¡zas...!!, en toda la boca a equipos multimillonarios diseñados a base de talonario con membrete de bancos del Medio Oriente, con caracteres árabes...
Dada la repercusión mediática del fútbol británico, allá en el verano de 2010 un magnate tailandés, llamado Vichai Srivaddhanaprabha, propietario de la empresa que gestiona los Duty free de diversos aeropuertos, King Power, se fija en este club mediano recién ascendido de Liga One, y por casi 50 millones de euros le compra al croata Milan Mandaric el accionariado del club. Y no desembarca con la billetera por delante, diseña un equipo y una estructura de club bastante humilde dentro de los niveles en que se mueven los equipos de las islas británicas....Y es así como ficha al gran protagonista de la historia reciente y gloriosa del Leicester, Jamie Vardy... un jugador nacido en Sheffield, formado en la cantera de los "owls" del Sheffield Wednesday, que con tan sólo dieciséis años lo deshechan del club donde se formó y empezó a dar tumbos, a ganarse la vida, por equipos residuales del país... empezando por la octava división en el Stocksbridge Park Steels, continuando por el Halifax Town en la séptima y el Fleetwood de la quinta división inglesa, equipo en el que con su destacadísimo scorer de 31 goles llama a la puerta de equipos de mayor envergadura, y es precisamente el Leicester quien se fija en él para su proyecto en la Championship a partir del verano de 2012, pagando lo que jamás se había pagado por un jugador no profesional, un millón de libras. 
Jamie Vardy, delantero centro a la antigua usanza y hecho a sí mismo, capaz de marcar durante once jornadas consecutivas en la Liga más competida del mundo, ha sido el principal activo de este Leicester de Claudio Ranieri, un entrenador italiano que le ha dado equilibrio y ha sabido transmitir la ambición del partido a partido, del poquito a poco... Ranieri había sustituído al inglés Nigel Pearson, que había hecho lo propio con el sueco Sven Goran Eriksson, iniciador en los banquillos del proyecto tailandés.
Un Claudio Ranieri con el "culo pelao" de batirse el cobre en las mejores ligas del mundo, como las españolas, italianas, inglesas y francesas, habiendo entrenado a equipos de la talla del Atlético de Madrid, Valencia, Chelsea, Juventus, Roma, Inter, Mónaco...
¿Quién iba a decirle al bueno de Claudio tras tantos y tantos años en los banquillos de los mejores clubes del mundo, y sin ganar jamás una liga que un año, allá por el 2016, con 64 años, iba a levantar la Copa de clubes de la Liga más competida del mundo...? Y con un equipo que, sobre el papel, su objetivo era mantenerlo en una posición media en la clasificación de final de temporada....
Ni los más viejos del lugar, ni los más experimentados, ni el empresario tailandés que se hizo cargo del equipo cinco años atrás, ni la madre que lo parió, se iban a imaginar tamaña hazaña.... Increíble... Amazing...!!!!!
Y junto a Vardy, no podría ser el uno sin el otro en este Leicester, Riyad Mahrez, franco argelino, ha pasado de ser un jugador desconocido, a mejor jugador de la Premier, sí, digo bien, mejor jugador de la Premier!!!! Amazing again...!!!!
Un jugador filigrana, sin envergadura para afrontar los valladares que se encuentra en las defensas contrarias pero con el talento, velocidad y regate que le han hecho llegar a ser el mejor junto a su dupla, Jamie Vardy... no puede entenderse este descomunal éxito sin esta dupla atacante que a falta de dos jornadas para la conclusión del campeonato llevan la friolera de 39 goles..., de 64 que lleva en total su equipo..., casi el 61% de los goles...
A eso unimos, un gran danés, un perro de presa, como Kasper Schmeichel en portería, hijo del tantas veces laureado en Old Trafford Peter Schmeichel y una defensa de cuatro contundente y veterana, más menos treinta años, formada por Danny Simpson y el austríaco Cristian Fuchs como pareja de laterales, y en el centro el alemán Robert Huth y el jamaicano Wes Morgan, tantos años en el vecino Nottingham Forest de Championship... y como motores, sala de máquinas blue, el francés Kante Ngolo fichado el verano pasado del Caen, recién ascendido a Ligue One la temporada anterior, junto a Daniel Drinkwater, otra de las piezas clave en este campeonato de éxitos...Y como puñales por las bandas, aparte del citado Riyad Mahrez, en banda izquierda ha vuelto a renacer el ex del Aston Villa Marc Albringhton para asistir de manera envidiable al líder Jamie Vardy y al japonés Shinji Okazaki o al veterano argentino Leo Ulloa, un seguro de vida en anotar goles en el equipo que milite...
Sucursal de la ONU, este Leicester, compuesto por jugadores ingleses, alemanes, austríacos, argelinos, franceses, argentinos, japoneses, dirigidos por un italiano, de dueño tailandés, ha dado un jaque mate a la historia de Inglaterra...!!!!
¡¡Enhorabuena Leicester...!!
Nunca se vieron unos zorros más audaces...!!!! en el país de los zorros....











1 comentario:

Rafa Numero 15 dijo...

En realidad, el país que caza a los zorros. Con estos no han podido. Meritazo de este grupo irrepetibld, de.este milagro apátrida en el que curiosamente falta un español, los peloteros de moda. En fin, que me alegro mucho de este LEICESTERAZO y también de volver a leer tus entradas en este estupendo blog. Quiero más. Quince abrazos.